Día de Hiroshima

Hoy es día 6 de agosto y por tanto el aniversario del bombardeo nuclear sobre la ciudad japonesa de Hiroshima en 1945, que fue seguido tres días después por el de Nagasaki. Alrededor de 250.000 personas murieron en ambos lugares por los efectos inmediatos y a medio plazo de las bombas nucleares. Los centros urbanos de las dos ciudades quedaron reducidos a escombros. Fue la única vez que el armamento atómico se usó durante una guerra.

Remember Hiroshima. Fuente: Indymedia

Remember Hiroshima. Fuente: Indymedia

Eran las 8 de la mañana en Japón cuando el bombardero estadounidense Enola Gay lanzó una bomba de uranio de 4 Tm sobre Hiroshima. La ciudad quedó devastada, y aproximadamente 140.000 personas murieron como consecuencia de la explosión. Tres días más tarde otra bomba cayó sobre Nagasaki, destruyendo la ciudad.
Como consecuencia de la detonación sobre Hiroshima, una enorme bola de fuego envolvió la ciudad y provocó enormes temperaturas. Algunos edificios se derritieron; muchas personas se volatilizaron, dejando sus sombras pegadas sobre calles y muros.

Estas “sombras muerte” son dibujadas cada año por los habitantes de la ciudad como una conmemoración de los que así fallecieron. Muchos murieron inmediatamente, y otros en el medio plazo debido a diversas afecciones. Muchos más sobrevivieron pero afectados por graves problemas de salud.

Hace más de dos décadas que finalizó la Guerra Fría y sin embargo los arsenales nucleares mundiales siguen siendo enormemente elevados: hay más de 20.000 cabezas nucleares, de las que unas 4.800 son consideradas operativas. Unas 2.000, en Rusia y EE UU, están en máxima alerta y podrían utilizarse en un plazo muy breve. A los cinco países nucleares reconocidos por el Tratado de no Proliferación (TNP), EE UU, Rusia, China, Francia y el Reino Unido, se han unido otros como Israel, India, Pakistán y Corea del Norte. El número de países con armas nucleares se ha duplicado desde que el Tratado entró en vigor en 1970.

El programa nuclear iraní es objeto desde hace años de varias opciones que van desde la negociación hasta las amenazas. Esas presiones enfrentan varios obstáculos y uno de ellos es el doble rasero de la comunidad internacional. De los ocho países antes mencionados, dos (India y Pakistán) tienen armas nucleares pese a no ser potencias reconocidas por el TNP, y uno (Israel) no es parte del Tratado. Además, el hecho de que las potencias nucleares reconocidas por el TNP no den pasos efectivos hacia el desarme condiciona su credibilidad cuando pretenden disuadir a otros países de obtener capacidad nuclear.

La buena noticia es que una combinación de movilización ciudadana y gobiernos dispuestos a actuar ha logrado 5 zonas libres de armas nucleares en todo el mundo, que cubren una buena parte de los países del Sur.

Si este día puede servir de algo debe ser para recordar a las víctimas, y los terribles efectos del armamento nuclear. También para hacer visible la necesidad de avanzar hacia el desarme y la no proliferación. Hablar de armas nucleares puede parecer algo del pasado, una vieja reliquia de la Guerra Fría, pero nada más lejos de la realidad. Esas armas siguen ahí y su peligro sigue intacto.

Anuncios