Siria (2 de 3): Al borde de un ataque militar internacional

El conflicto sirio ha causado múltiples víctimas desde la primavera de 2011 por los combates, masacres, torturas y desapariciones forzadas, desplazamiento de población y debilitamiento o colapso de sistemas tan importantes como la salud o la educación. Más de 100.000 personas han muerto y más de un tercio de la población ha sido expulsado de sus hogares. Las tensiones en la región no han hecho más que crecer.

La posibilidad de un ataque militar internacional se ha frenado de momento, afortunadamente, gracias al acuerdo alcanzado el 14 de septiembre por Rusia y EE UU sobre el arsenal químico sirio. Sin embargo, hay razones para mantener la vista sobre este conflicto ahora y el el futuro. En primer lugar, el conflicto está lejos de resolverse y los actores internos, regionales e internacionales van a seguir persiguiendo sus intereses en este territorio. La violencia no ha finalizado. El acuerdo, por bienvenido que sea, no puede hacer olvidar que hemos estado al borde de otra intervención externa en Oriente Medio potencialmente tan catastrófica como las anteriores. Y hay asuntos muy importantes que quedan pendientes: la legalidad internacional; la intervención militar; cuestiones de poder e influencia; la gestión de asuntos de proliferación de armamentos y desarme, y la responsabilidad humanitaria, entre otros.

¿Por qué se consideró ahora una intervención internacional?

El año pasado, el presidente de EE UU Barack Obama marcó el uso de armas químicas como la “línea roja” que la comunidad internacional (su país) no toleraría en este conflicto. Por eso, ha sido después del ataque químico que tuvo lugar el pasado 21 de agosto, en el que murieron más de 1.000 personas, cuando las declaraciones y negociaciones sobre un ataque militar se han disparado.

La acción militar fue propuesta en primer lugar por EE UU, Reino Unido y Francia para disuadir al régimen sirio de Bashar El Assad de seguir adelante con su uso. Los argumentos utilizados: el régimen cruzó la línea roja y es imperativo detenerlo, a él y a otros que puedan eventualmente utilizar estas armas; el Derecho Internacional establece una prohibición clara de las armas químicas, por lo que es inevitable tomar medidas; se debe proteger a la población siria de más ataques; la credibilidad de la “comunidad internacional” está en juego, etc.

El Gobierno británico no pudo ir más allá, ya que el Parlamento rechazó el 29 de agosto la participación de este país en un ataque militar. Obama buscó durante un tiempo la aprobación del Congreso. Francia, entre tanto, afirmaba estar preparada para adoptar decisiones en cualquier momento.

Aunque se consideraron varias opciones, finalmente todo hacía indicar que la operación se limitaría a ataques aéreos limitados para garantizar el cierre del espacio aéreo y poner bajo control el arsenal químico, así como apoyo suplementario a los grupos rebeldes (aunque no hasta el punto de buscar un “cambio de régimen”).

En los primeros días de septiembre, el Gobierno estadounidense trabajó deprisa para buscar la autorización del Congreso. Pero una iniciativa diplomática procedente de Rusia ha permitido, al menos, ganar más tiempo antes de lanzar la intervención. La propuesta, que se está negociando, es un plan en cuatro pasos para poner el programa químico sirio bajo control internacional.

Esta iniciativa fue finalmente acordada el sábado 14 de septiembre por EE UU y Rusia.

Brevemente: el arsenal químico de Siria

Que Siria tiene un programa y un arsenal de armas químicas no está en duda, aunque tanto su localización como su tamaño han sido objeto de especulaciones. Este país no ha firmado la Convención sobre Armas Químicas y tampoco ha ratificado la Convención sobre Armas Biológicas. Tampoco ha admitido nunca la existencia del programa ni ha hecho declaraciones formales al respecto (algo similar a lo que hace Israel con su programa nuclear).

Un informe reciente del servicio de investigación del Congreso de EE UU afirma que Siria comenzó a almacenar armas químicas en 1972 o 1973, cuando Egipto le proporcionó cantidades limitadas de productos y sistemas de lanzamiento, antes de la guerra árabe-israelí. Más tarde obtuvo la ayuda de la Unión Soviética. De acuerdo a un informe de la inteligencia francesa publicado recientemente, Damasco posee más de 1.000 toneladas de agentes y precursores químicos, con los arsenales dispersos en alrededor de cincuenta ciudades. En todo caso, su tamaño exacto no se conoce, pese a cualquier afirmación.

Argumentos analíticos y legales sobre la intervención militar

A favor

Es legal (o en todo caso, legítima) porque responde a crímenes contra la humanidad y hay una razón moral para actuar; el Derecho Internacional debe evolucionar para adaptarse a situaciones nuevas

  • El presidente Obama y los líderes aliados deberían declarar en público que el Derecho Internacional ha evolucionado, y que no necesitan aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU para intervenir en Siria.
  • El jurista Geoffrey Robertson señala que “el Consejo de Seguridad es un tribunal poco satisfactorio a la hora de decidir sobre cuestiones morales urgentes, ya que la política lo puede volver ineficaz” (como, sugieren algunos autores, está ocurriendo con las posturas de China y Rusia en esta crisis). 

Un ataque con armas prohibidas como las químicas precisa una respuesta internacional firme, para poner fin a la impunidad y evitar que se extienda su uso

  • Barack Obama se pregunta: ¿Qué mensaje estaríamos enviando si un dictador puede gasear a cientos de niños hasta la muerte a la vista de todos y no paga ningún precio? ¿Cuál es el propósito del sistema internacional que hemos construido si la prohibición de usar armas químicas, aprobada por la mayoría de los gobiernos del mundo y aprobada con gran mayoría por el Congreso de EE UU, no se aplica?
  • Richard Haas argumenta que “las armas químicas, como otras armas de destrucción masiva incluyendo las biológicas y nucleares, no pueden volverse un arma normal, no pueden utilizarse. El tabú, la barrera, no pueden diluirse. Esto va más lejos de Siria”. 
  • Si EE UU no actúa de forma decidida ahora, estará abordando la misma cuestión dentro de unos meses, cuando el conflicto empeore y el régimen use estas armas de nuevo.

Es necesaria para defender los intereses de EE UU y de sus aliados en la región

  • Los intereses de EE UU en Siria están claros: impedir que los terroristas se hagan con armas químicas; privar a Irán de su aliado más importante en Oriente Medio, y evitar que Al Qaeda pueda establecer una base permanente en esta zona. Las personas razonables pueden dudar sobre la propuesta de realizar ataques militares limitados y sobre su eficacia, pero no sobre el hecho de que esos intereses sean reales o vitales.
  • Si el Congreso no aprueba el ataque militar, EE UU se cierra la puerta a poder ejercer cualquier influencia posterior en Siria.

Se ha decidido usar solo ataques limitados, de último recurso, y sin deseos de involucrarse más en nuevas guerras

  • John Kerry: “Recuerdo Irak. Y el secretario Hagel también recuerda Irak. El general Dempsey, en particular, recuerda Irak… Y por eso somos especialmente sensibles (Chuck y yo) al hecho de nunca más solicitar al Congreso que vote basándose en inteligencia falsa.

 En contra

La intervención militar no es legal ni ética

  • El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, ha insistido en que el uso de la fuerza sólo será legal si se utiliza en legítima defensa, o con autorización del Consejo de Seguridad de la ONU, como establece la Carta de esta organización.
  • Un ataque sobre Siria sin autorización del Consejo de Seguridad sienta un precedente más peligroso que el propio uso de armas químicas en este país.
  • Siria no es signatario de la Convención sobre Armas Químicas (CWC), y el Protocolo de Ginebra de 1925 fue pensado para prohibirlas en conflictos internacionales, no civiles o en su uso contra no combatientes.
  • EE UU invoca el Derecho Internacional de forma muy selectiva y sólo cuando conviene a sus intereses. ¿Cómo puede un país que viola por sí mismo el Derecho Internacional pretender someter a Siria a un estándar más alto que el que se aplica a sí mismo?

El objetivo principal de cualquier acción debe ser la seguridad de la población siria y una solución política al conflicto. Ambos pueden verse perjudicados

  • El prestigioso think tank International Crisis Group señala que el impacto de un ataque militar sería “en el mejor de los casos” impredecible en sus consecuencias para los civiles. Sólo un alto el fuego y una solución política pueden asegurar el bienestar de las personas.
  • El Foro África, formado por un buen número de personalidades y ex presidentes de este continente, pide regresar al multilateralismo y el imperio de la ley como mejor y única forma de alcanzar una salida política a esta crisis.

¿Por qué se señala una “línea roja” justo ahora?

  • Las líneas rojas ya se cruzaron más de una vez“: Irak usó armas químicas, en la guerra contra Irán y para la represión interna; y en la guerra contra Irak de 2003, EE UU usó fósforo blanco, que se considera un arma química si se utiliza directamente contra los soldados.

¿Por qué una “línea roja” sólo contra las armas químicas? 

  • ¿Por qué esta línea roja? Con más de 100.000 muertos, más de cinco millones de personas desplazadas por la guerra, y atrocidades de todo tipo, ¿por qué fijarse sólo en las armas químicas? ¿Es que las muertes por armas químicas son más graves? ¿Por qué un número de muertos de 5.000, 10.000 ó 100.000 no cruza ninguna línea roja, pero sí las muertes por armas químicas?

No hay evidencias suficientes sobre la autoría del ataque

Los ataques aéreos limitados no cambiarán la situación sobre el terreno ni la evolución del conflicto, excepto a peor, y podrían fortalecer al régimen

EE UU se arriesga, con la intervención, a meterse más a fondo en este conflicto y quedar atrapado en él

  • Si el ataque no funciona, si hay otra atrocidad (química o de otro tipo), ¿podrá la Administración Obama sentarse y no hacer nada?

3 pensamientos en “Siria (2 de 3): Al borde de un ataque militar internacional

  1. Gracias por su excelente (serie) de artículos sobre el conflicto sirio. Yo tambien estoy muy interesado en este asunto como doctorando sobre “la Responsabilidad de Proteger”. Aunque supongo que ya lo conocerá, le remito la dirección de un post del blog del RIELCANO en el que he participado junto con otras personas entre las que destaco la que aporta el análisis de ¿quien es quien en el conflicto sirio?
    Muchas gracias de nuevo y un saludo cordial
    http://www.blog.rielcano.org/siria-llego-el-momento-de-intervenir/#comments

      • De nada. Yo he llegado a su blog gracias al post de la Union Africana que es el ámbito de trabajo de mi tesis sobre la RtoP.
        Saludos

Los comentarios están cerrados.